El Aguila

NO PAGAS DEDUCIBLE

EN TUS PRIMEROS DOS ACCIDENTES*

COTIZA AHORA

LLÁMANOS AL

800-709-38-00

EN BREVE TE CONTACTAREMOS

¡GRACIAS!

Tu pago se ha realizado correctamente.
Número de póliza:

¡GRACIAS!
¡Hola!
¡Cotiza tu seguro de auto en solo 3 pasos!
¿QUÉ AUTO TIENES?

Los distintos tipos de baterías de auto

Uno de los componentes más importantes de nuestro auto y al que no siempre le prestamos la atención que merece es la batería o el acumulador. La vida útil de […]

batería de auto julio 27, 2022

Uno de los componentes más importantes de nuestro auto y al que no siempre le prestamos la atención que merece es la batería o el acumulador. La vida útil de la batería, que es el centro de poder de nuestro auto, varía dependiendo su capacidad, su tecnología y los hábitos de uso de nuestro auto, pero en promedio deberás cambiarla o al menos revisar su estado cada 3 o 4 años. Con el desarrollo de la industria de los autos eléctricos se han realizado grandes mejoras en la capacidad de almacenamiento, desempeño y carga de las baterías para automóviles. Cada vez es menos común encontrarse a algún automovilista varado a medio camino porque su auto se quedo sin energía en la batería.

 

Las computadoras de los autos ahora reportan con mayor precisión el estado de los distintos sistemas y componentes, por ejemplo, algunos vehículos ya nos permiten saber los niveles de los líquidos, aceite del motor, combustible en el tanque y energía en la batería. Entre los distintos tipos de baterías para automóviles de uso particular unas de las más comunes son las de celdas húmedas, debido a su bajo costo. Este tipo de baterías, dependiendo del amperaje y la marca pueden adquirirse desde unos $1000 pesos hasta unos $6000.

 

Estas baterías funcionan a través de placas de que están suspendidas libremente en ácido sulfúrico. Las placas están aisladas entre sí y cuentan con una placa negativa adicional sellada independientemente que evita que las placas positivas se estropeen. Estas baterías no requieren de mayor mantenimiento, pero es recomendable no exponerlas a climas extremos de calor o bajas temperaturas para asegurar su adecuado funcionamiento. Otro tipo de baterías muy comunes son las baterías de calcio, estas funcionan prácticamente igual que las de celdas húmedas, la diferencia radica en que las placas tienen una aleación de calcio, que evita la corrosión de las placas y se logra que pierda hasta un 80% menos de fluido (autodescarga).

 

Las baterías de calcio tienen una vida útil mucho más larga que sus de celdas húmedas. Solo que debemos tener cuidado de no sobrecargarlas para no estropearlas porque esos daños pueden ser irreversibles y tendríamos que cambiarla. Un tercer tipo de batería son las “Valve Regulated Lead Acid” (VRLA) que hacen referencia a las válvulas de seguridad que se encuentran presurizadas dentro de la caja de la batería. Estas baterías no pueden perder líquidos porque el gas está presurizado en estado líquido. De este tipo existen dos diseños: las AGM y las de GEL.

 

Las baterías AGM o “secas” separan los electrolitos por medio de fibra de vidrio, este sistema no usas agua o gel; Se trata de baterías de mucha potencia y se usan como baterías de arranque de motor. Mientras que la variante de baterías de GEL se denomina así porque usan un silicón para conseguir que el ácido quede más denso, en forma de gel. Son baterías que aguantan muy bien las descargas profundas, es decir, son perfectas para vehículos con equipos eléctricos exigentes. Pero no son nada recomendables para arrancar el motor.

 

Otro tipo de baterías que está cobrando mayor popularidad son las de Iones de litio (Li-Ion) que utilizan una tecnología similar a la de nuestros teléfonos celulares, tablets o computadoras. Son baterías que usan una sal de litio para su funcionamiento e incorporan un circuito para protegerlas de las sobrecargas.

 

Un pequeño inconveniente con esta tecnología es que pierde rendimiento en condiciones de bajas temperaturas por lo que no son muy recomendables para climas extremos en regiones muy australes. Su autonomía es muy buena y el peso es mucho más ligero que las del resto, pero su costo es considerablemente más elevado que el de las baterías de celdas húmedas o de gel, ya que parte de los 12 mil pesos.

 

Sea cual sea la batería de tu auto, solicita que revisen su estado de carga cada vez que lleves tu auto a una revisión de mantenimiento, de esta forma tendrás mayor certeza en su duración y reducirás las probabilidades de quedar varado a medio camino por falta de energía en el acumulador.

 

Esperamos que esta información te sea de mucha utilidad y que tengas un excelente y muy seguro viaje.

NOTICIAS RECIENTES

  • Las matrículas de los automóviles en México

    Un elemento indispensable para que tu auto pueda circular en México es contar con matricula de identificación. Para evitar infracciones debes portar en todo momento las placas en el vehículo […]

    LEER MÁS
  • Automotrices piden impulso a autos eléctricos en México

    Recientemente el gobierno de los Estados Unidos de América aprobó la Ley fiscal, climática y sanitaria que permite el otorgamiento de créditos fiscales para la adquisición de vehículos eléctricos. Estos […]

    LEER MÁS